domingo, 18 de octubre de 2015

Octubre en Piedrabuena (tercera variación)


Se derraman
por tus manos y sucios los caudales
del alba mientras lees (supones que
la voz de Antonio
Colinas pudo
escribir para ti La tumba negra)

hay poca luz
y arde con frío
el carbón de la escarcha (te dices:
me asombra la quietud
que desprenden los montes, y la misericordia
con que el amanecer trata al cristal) lees
en un mundo
de tenazas y cuidos
cuanto el tiempo aniquila, cuanto el amor restaura

todo tú eres
obstinada lectura
y es oscuro este octubre, y es oscura carcoma
la hiel de los relojes repitiendo

apartas la mirada (piensas:
tanto tiempo me resta cuanto di, y aún
el árbol mineral que roza
la ventana desea disputármelo), lees y la mañana
apenas alza, sientes que es un
adoquinado, largo túnel, terca
morfina, vuelves
de nuevo a lo visible, lees
La tumba negra y su interrogación 
olvidado del gozo, preso
de lo que fue tu vida.