viernes, 19 de febrero de 2016

Un poema de José Cereijo: Los dones del otoño

José Cereijo ante la puerta de Velintonia 3
       


      La claridad es una de las características de José Cereijo a la hora de escribir poesía. La búsqueda, y casi siempre el hallazgo, de las palabras exactas y verdaderas también. Modo para que las sensaciones que han provocado el poema aparezcan nítidas. La poesía de José Cereijo tiene la virtud del cristal. Pareciera que nada existe entre nosotros y las motivos, las sensaciones narradas. El poema deviene tan natural que no ocurre mientras lo vamos recorriendo. La mano de nieve.  Poeta preocupado por el hacer poético, Los dones de la otoño que ha publicado recién Pre-Textos tras larguísima espera desde que comprometió su publicación, supone, en palabras de Javier Lostalé,  la culminación de un largo camino de despojamiento iniciado en Límites, y que ya en Música para sueños lograba hitos en la hondura difícilmente observables en otros poetas de su generación. No es poeta de demasiados temas, en eso coinciden sus fervorosos lectores. Sigue habiendo en Los dones del otoño meditación sobre la finitud de las cosas, pero también una percepción del tiempo y el paisaje que se acerca a la celebración, a la necesidad de considerar un  gozo la existencia. Y reflexión sobre el mismo hecho de escribir: un misterio necesario. Seleccionamos el poema que da título a la entrega.

           


             Los dones del otoño
           van estando contigo: la tierna luz cansada,
           la silenciosa gloria del paisaje,
           la familiar torpeza, la
           intimidad con lo que muere. Son una compañía
           más reservada, es cierto, acaso más difícil,
           pero también más fiel: capaz de ser tú mismo
           en una medida en que no lo sería
           la petulancia, el apresuramiento
           del verano. Una riqueza menos obvia,
           pero más permanente.

4 comentarios:

Eduardo Merino Merchán dijo...

Un libro de verdad estupendo, Paco. Mucha poesía y mucha meditación. Lostalé lo desgranó muy bien en su presentación en la "Alberti" hace unas semanas.
Un abrazo
Eduardo

fcaro dijo...

Contigo en la calidad del libro y en que Lostalé conoce su poesía como pocos. Claridad, emoción y análisis sin que nada chirríe.
Gracias.
Paco

Anónimo dijo...

Cuando vi un ejemplar en la librería Antonio Machado, no lo pude resistir. Me lo compré y lo recomiendo a todo amante de la poesía. Gracias por el artículo sobre semejante libro y semejante autor. Lo estaba deseando.

Un abrazo.

Fernando

fcaro dijo...

Hiciste bien Fernando, hay que caer en las tentaciones cuando nos llevan a la belleza. Un fuerte abrazo.