lunes, 18 de junio de 2012

Promociones ingenuas


A la redacción de Mientras la luz suelen llegar escritos promocionales de agencias, editoriales, grupos de amigos… Normalmente no hacemos caso, tenemos redacción propia, pero hoy el jefe ha rescatado estos tres, dice que nota en ellos cierta ternura, casi infantil; y que no son industriales sino bienintencionados, aunque sean un poco propagandistas. Helos aquí, transcritos, con su aire naíf.

12/06/2012
Juan Carlos Mestre ha escrito un libro tan gordo que no cabe en sus obras completas. Por la portada, se ve que trata de un panadero que va por las vías del tren y lleva abrigo. Y de las cosas que ocurren, que ocurrieron hace 75 años y otras que le ocurren cuando lee o viaja o conversa Tiene muchos poemas largos y cada poema muchos versos largos. Muy bonitos. Parecen cosas normales, pero tienen imaginación. Apenas si te cansas de leerlo. Si te cansas pones una señal y luego sigues. No importa, porque  los versos parecen no seguirse unos a otros.  Aunque algunos sí. Son 468 páginas. Se puede comprar para el verano. El libro se titula La bicicleta del panadero.



15/06/2012
Juana Vázquez ha casi cerrado la temporada leyendo en una tertulia. La de Pepa Nieto, por Doctor Ezquerdo. O tal vez no la haya cerrado. Lee muy bien. Porque practica. Escribe poesía muy moderna. Es posible escucharla en los Diablos Azules sin que ella se dé cuenta, si te quedas atrás, en la barra. Ha publicado un libro con un título muy bonito, Tiempo de caramelos. El título se refiere a cuando era pequeña en su pueblo. Ella es de Extremadura. Se comenta que es muy especial por las cosas que le pasaron: reñía con su padre, y mucho más finito que el de Juan Carlos Mestre.



18/06/2012
Miguel Losada presenta los próximos días una revista de poesía. Sí, sí, en el Ateneo. Él es el director. La revista se llama Áurea, que quiere decir de oro, dorada, que resplandece o algo así. Los números anteriores se vendían a 8 euros. Miguel pide poemas a los poetas no mediocritas y estos se los prestan.  Miguel conoce a muchos de esos poetas. Y conoce una imprenta amical, por lo que la revista durará mucho. Miguel tiene siempre la sonrisa en los labios, sobre todo cuando interviene en los coloquios. También hace presentaciones. Y en La Cacharrería del Ateneo descubre poetas desconocidos.