lunes, 11 de septiembre de 2017

Desmoronan



______ 


Habitaciones mustias todo 
lo dicho y ya escuchado,
adobe su verdad

seco barro
y paja
que la lluvia, los cuerpos y su roce
desmoronan.

Me dijiste:
La verdad es la casa del hastío,
y adobe,
muro deleble,
estancias taciturnas
aquello que entre dos
pudiera ser explícito, lavado.

Entre nosotros –añadiste–
sólo lo inexplicable permanece.

4 comentarios:

Federico Gallego Ripoll dijo...

Y qué mejor que sólo permanezca en el "entre nosotros" de cada cual lo inexplicable, bueno... quizás el que permanezcamos, nosotros, cada cual con su cada quién, en lo inexplicable. Felicidades por el poema.

fcaro dijo...

Somos la inexplicable, y gastamos la vida justificándonos unos a otros fingiendo verdades cara cara que se agostan que se mustian, cada poco. Sólo lo inexplicable es voluntad de permanencia. Y tal vez la poesía es un territorio ad hoc, Federico. Algo sabe tu poesía, tan llena de búsquedas. Un fuerte abrazo.

mayusta perez dijo...

¡Y cuántos "entre nosotros"se producen en demasiadas ocasiones...!

fcaro dijo...

Sí, es cierto, bien sabes tú de esas cosas. M Ángel. Las verdades se agotan, lo inexplicable permanece.