jueves, 15 de marzo de 2012

Poema: Patio de juegos

Patio de juegos
que hizo fugaz y desnudó la tarde

he vuelto a lo que fue su territorio,
al mimo que crecía en las macetas,
al sitio de la higuera,
a sus piedras gastadas, al sosiego
de la lluvia que baja
por
el
zinc

mi habitación vacía,
el hueco de los libros
en el tapial que horada su alacena

sobre los muros
detenida la voz de un calendario,
la antigua libertad
de una ventana

tras los cristales, el invierno mira

reconozco unos ojos
que alguna vez supieron mi esperanza

quizás quieran
saber de mi regreso,
quizás pregunten
qué hicimos en los años novecientos,
el secreto de aquel sesenta y cinco.

7 comentarios:

La Solateras dijo...

Maravillosa nostalgia hecha poesía.

Un abrazo.

fcaro dijo...

Quién se resiste,Ana,cuando llegan los aires de la infancia!
Un abrazo. Paco

Anónimo dijo...

Aquel sesenta y cinco... tan cerca y tan manchego...

Gracias por el recuerdo. Carmina

Paloma Corrales dijo...

Ay, esos patios. Yo escribí: "Me está viviendo un patio/ en tanto que me alcanzan las palabras", a ti te alcanzan, sin ninguna duda lo hacen.

Beso.

Anónimo dijo...

Precioso, señor poeta.

elvira daudet dijo...

Me conmueve verte mordido por la nostalgia, a ti, andamio del viento, tan acostumbrado a la altura y a la risa. El poema magnífico, como no podía ser de otro modo.

Besos.
Elvira

Amando Carabias María dijo...

Cuando la luz desnuda la tarde, pasan cosas así, y si, además, están cerca los juegos de la infancia, el tema suele complicarse hasta hacerse verso.