lunes, 2 de octubre de 2017

Consejo de redacción: Café Gijón

Pedro A. González Moreno
(Tomado de El País)



      El Jefe vive en lo obvio, de lo obvio. Sigue en Torrevieja, atento a las escaramuzas de la guerra del norte. Ayer tarde hubo video-conferencia. Comenzó con algo parecido a esto:  Decía Ángel Crespo que toda buena literatura debe estar impregnada de poesía, y no al contrario. Polémica antigua, muy antigua, esa de si la poesía participa de la literatura o la sobrevuela. Cansa.  En la práctica hay poetas que dedican su tiempo ¿libre? a hacer literatura, eso es cierto. Un cambio de devoción. A veces lo dedican a la crítica, otras a la novela. En otras amalgaman. Dicen que no hay géneros, que lo mestizo es más verdad que las fronteras. Y cierto es que este territorio de las letras todavía no las tiene. Levanta la mano el botones: Yo he visto poemas hechos drama en un escenario. Y funcionan. El jefe: Bien volvamos al tema. Si existe un afán crematístico o no, o si son las urgencias creativas las que animan tal barajeo, es lo de menos. Pueden ser también las ganas de salir de lo mullido. O la voluntad exploradora. Sin descartar el contagio por celo del prójimo. De todo vive el Señor, y por todo pasa. En fin, que hay poetas puros (en la monotonía de su ejercicio) y hay poetas mixtos en sus afanes. Y eso es bueno. Lo que no es habitual, entre los últimos, es que mantengan el mismo nivel de calidad en sus distintas manualidades públicas. Los testigos de estas variaciones suelen disentir sobre en qué paisaje: poesía, narrativa, teatro o crítica, logran su nivel de excelencia, cuáles son sus debilidades y cuáles sus fortalezas (por decirlo con la jerga actual). Aquí levantó la mano y el gesto la becaria, más callada este año que de costumbre. Jefe, eso lo saben hasta las vascas y los vascos de pecho, aquí nos interesa el morbo de los nombres, la comidilla ¿nos puede iluminar con ejemplos de unos y otros? Este tema da para mucho. Breve descanso. No está el patio para jaleos nuevos, piensen en Umbral, piensen en Gala, que yo con lo que tengo encima – prosiguió el Jefe– no caeré en trampas de poner propios actuales a esos otros que ustedes saben o suponen. Sólo diré que, en las cercanías que nos atañen, existen unos como Joaquín Pérez Azaústre o Pedro A. González Moreno, este último reciente ganador del premio Café Gijón de novela, con los cuales es fácil distinguir su poesía y/o su literatura de la literhartura.  Y apagó el plasma.       
     

8 comentarios:

JOSÉ LUIS MORANTE dijo...

Querido poeta, me pongo al día con tu agenda literaria, apenas piso la calle ni tengo tiempo para mirar el plasma; como si las horas hubiesen sufrido una inmersión liliputiense que les hubiese robado muchos minutos... Toda la avenida del ahora traza el callejón del independentismo. Así que profunda tristeza que ni siquiera la abrumadora carga de los libros puede iluminar... Así que solo me queda enviarte un fuerte abrazo y decirte que también en el silencio sigo disfrutando de tu blog y de tu amistad. Un abrazo.

fcaro dijo...

Querido José Luis, escuché con devoción junto a ti Mediterráneo, nuestro Serrat. Ayer no pude hacerlo. Qué pena todo. Unos. Otros. El Jefe nos salvó con su llamada.
Suerte de tenerte de contino al otro lado, donde te siento. Donde siento tu generosidad para los poetas. Ojalá tengas un rato y nos veamos.
Si la poesía pudiera salvar ciertas cosas.Si pudiera.

Julio's dijo...

Los políticos se afana en buscar la narración
los poetas en llegar a la locura, bendita, idem.

fcaro dijo...

Ojalá y la política, que no es sino otra forma de literatura, se impregnara de poesía. Trabajemos todos por ello.

Eloisa Pardo Castro dijo...

Pues hoy, en el principio de los talleres de escritura creativa donde siempre leemos diversos poetas, hoy, digo, lo he iniciado con Pedro Antonio González: "Atento siempre a la plomada,/ al suelo vertical de los ladrillos/ y a la canción opaca del cemento,/ mi padre me decía a menudo/ y siempre muy despacio,/ como si masticara arena/ en las palabras/..." y mis dieciocho talleristas ya son fans incondicionales de este poeta. Un abrazo a todos.

fcaro dijo...

se vende solo, Eloisa. Juegas a valor seguro. Gracias por estar cerca.

Miguel Ángel Yusta. dijo...

Leo y paseo en silencio por tus palabras. Gracias.

fcaro dijo...

Tu silencio es alta arquitectura, Miguel Ángel