miércoles, 14 de septiembre de 2016

Elvira Daudet y Cuenca

Abrazada por Carmen Bermejo, Elvira Daudet
en septiembre del año pasado.
Foto. MCBarri



     Y el sábado 17, encuentro homenaje con Elvira Daudet en Cuenca, su tierra natal. La circunstancia que convoca es la visita a la calle que el Ayuntamiento de Cuenca ha rotulado con su nombre. Que ha dedicado a su persona y a su obra. Cuenca, como en tantas ocasiones, no ha sido insensible a la belleza.

      Poeta, periodista y novelista, Elvira Daudet, conquense de origen, hija de maestros, Mujer con eme mayúscula, atenta siempre a su alrededor, infatigable en el combate por lo justo, fuerte y sensible, viene agitando en torno a ella nuevas miradas de afecto y reconocimiento. Toda esta nueva efervescencia brotó hace unos años, pocos, con su lectura durante la segunda sesión del ciclo Hazversidades poéticas que gestionaba con tino Jaime Alejandre. El deslumbramiento por lo poderoso y la verdad de su palabra fue inmediato en una nueva generación de amantes de la poesía. A partir de entonces, el seguimiento de su obra y el aprecio a su persona no han hecho sino crecer. Hasta cercarla.

      Conscientes todos de su frágil físico actual, los actos se concentrarán -confiados en la benevolencia del sol septembrino- en las horas centrales del día, Serán el abrazo y el tiempo breves, pero de tremenda intensidad. A las 12 visitaremos la calle y leeremos la placa que guarda su nombre. Metal que la recuerda tanto para sus paisanos conquenses como para los poetas de voluntad verdadera. En la sede de la RACAL se celebrará a continuación el acto de las palabras. Porque las emociones hay que decirlas en alto, hay que escucharlas a corazón abierto. Habrá luego momento para la confraternidad sedente de la restauración.  

      En todo, convocando y sintiendo, han estado de forma permanente Rafael Soler, Jaime Alejandre y Rafael Escobar. Gratitud a los tres por permitirnos expresar de forma conjunta nuestro querer común con Elvira  


2 comentarios:

mayusta perez dijo...

Ante la imposibilidad de estar fisicamente, mi abrazo y admiración para Elvira.

fcaro dijo...

Miguel Ángel, le llegará tu abrazo. yo se lo daré.