miércoles, 3 de abril de 2013

Gus



(Jamás terminaré
este poema, Latus).

 No consigo aprender
el color que me envuelve,
llevo tiempo rumiando
este misterio.

No se como llegué, ni sé el origen
de este daño fetal.

Sospecho que estoy solo, 
rodeado,
he recorrido media fortaleza

sin descanso revuelvo el desvarío,
busco el viento, soy libre
y sin embargo
jamás he visto luz, pasan las horas
con límite y sonar desconocidos.

Quiero escapar
sin nadie que me guíe.

No sé,
no sé si tendré fuerzas,
tanto
la soledad me angustia
como me desazona
el grueso de la piel de esta manzana.

4 comentarios:

Ana G dijo...

MENOS MAL QUE NO ESCRIBIAS, AMIGO QUE SI LLEGARAS A HACERLO...
NO SÉ CUAL ES EL TRUCO, PERO QUE MÁS DA. EL POEMA ES MUY BUENO.
ENHORABUENA !!!!!

fcaro dijo...

Antes sí que escribía, Ana. Vivo de la alcancía. Algo de truco tiene, sí,sí, algo tiene. Pero poco.

Inuk dijo...

Algo así como el principio de incertidumbre, Paco

Gracias por compartirlo

Un abrazo

fcaro dijo...

Algo así, Victoria. nacemos en lo oscuro. El poema nace de lo oscuro y sin saberse. No siempre se logra la luz.