lunes, 16 de abril de 2012

TONELADAS DE VIDA


Al conocer el hecho, al ver la fotografía, mi buen amigo, mi buen escritor y mi buen poeta Manuel Juliá, ha vertido esta su reacción en su columna del diario manchego La Tribuna. Me la ha envíado porque quiere que más personas sepan de su vómito. (El blogero no desea poner la imagen que ya conocéis)

    Apagaría mi corazón, o lo escondería en la penumbra del silencio antes que apretar el gatillo y segar una vida que respira el oxígeno libre, que se mueve bajo las nubes rojas de un atardecer o rumia su placidez en una pradera llena de verdes pastos y árboles silenciosos. Y jamás sentiría placer por ver cómo se disuelve en el viento el humo de la pólvora, y un trozo de metal avaricioso se dirige hacia la piel de la pieza y la destroza por dentro, la desordena, la amarga, la vuelve hielo que apaga el calor de los latidos. Jamás sentiría gozo por ver cómo se extingue el oxígeno, cómo toneladas o kilos o gramos de pulmones se van apagando y una mente y unos ojos que vieron la luz del sol, o se durmieron en un refugio en la noche, o se llenaron del vaho refrescante de la lluvia, se cierran para siempre. Ya no podrán ver los ojos tiernos de la madre, el latido del compañero de juegos, el ronquido o grito del celo en el otoño y no sé cómo se puede sentir placer por producir esa oscuridad donde antes reinaba la luz, ese dolor donde había serenidad silenciosa, esa sangre donde antes el latido de las venas se asomaba a la epidermis.
    
Toda la vida que Dios entregó se sentía dichosa sólo por ser, por cumplir los dictados de la naturaleza. Gozar de la luz, aspirar el viento, aparearse, llevar dentro otra vida, abrir la placenta para que salga, proteger, alimentar, enseñar a las crías a sobrevivir, sufrir, alegrarse hasta que un día, una vez concluida la enseñanza, lanzarlas al mundo para que continúen con el proceso biológico. Una vida que nace de una vida. Qué maravilloso. Cuerpos que respiran, sufren, huyen, miran, se esconden, y no puedo entender, y sólo escribo para aquellos a los que no tengo que explicar lo que escribo, que alguien encuentre placer en guiñar el ojo, apretar el gatillo, disparar una bala que deje al animal deshaciéndose, muriendo en cualquier agonía, no puedo entender a esa gente que mata por vicio, por placer, por aburrimiento. Y tampoco a los que dejan luego el espectáculo de unos galgos famélicos, esqueléticos, con sus tristes ojos humanos, perdidos por las carreteras o por las calles o ahorcados en olivos porque ya son viejos y no sirven para correr por el campo.
   
Veo a este rey en una fotografía con la escopeta abrazada. Está delante de la gran masa de vida de un elefante muerto. El animal dobla su trompa en la corteza de un árbol. Tanta vida majestad, vértebras, vísceras, neuronas muertas. Sabed que me repugna vuestra hazaña. Y que me gustaría vomitar sobre vuestra corona la rabia que tengo. Porque si no tenéis sensibilidad por esa mole de existencia, no quiero que me representéis. Sois, majestad, un completo hipócrita insensible

4 comentarios:

enletrasarte(Omar) dijo...

dos puntos,
uno, cómo puede, alguien que pertenece a un país de 5 millones de desocupados, ir de cacería como si la cosa estuviera para bollos?
y dos,
porqué lastima, hiere o mata a esos animales que precisamente no son plaga, ni peligrosos en su propia habitat?
siento verguenza ajena
un abrazo desde Uruguay

La Solateras dijo...

Suscribo cada palabra de Manuel Juliá y uno mi vergüenza, mi rabia y mi vómito a los suyos.

José Luis dijo...

Típico tópico: es más animal el de la escopeta que el de los colmillos. Y habría que ver la "tajada" que tendría a las cuatro de la mañana para darse el mamporro!!
Qué país!!

Paloma Corrales dijo...

Lo comparto.

Un beso.