lunes, 23 de mayo de 2011

Un poema: Es también

.

Es también
un carcelero ciego

es quien quita el candado
y descorre el cerrojo
la que desprecia el riesgo,
aquella que desclava
y dobla los barrotes

es quien abre
después la puerta
de la prisión y da
la curva libertad a los instantes.

La poesía es
también un ciego carcelero

los pájaros la nombran cuando vuelan.

1 comentario:

Amando Carabias María dijo...

Del que no se puede escapar, porque es ella la que siempre te apresa... Bravo, poeta, bravo.