miércoles, 30 de marzo de 2011

Madrid y abril. Sardinas y latas

Fotografía de Julia C. Barri

.
Madrid y abril. Como nunca, desesperadamente, en una competencia atroz, desaforada, cada tarde, cada noche, los poetas se lanzan a la cara sus versos, como si el mundo vomitara a través de su degüello. Uno tras otros, en parejas, en promiscuos tríos o monstruosamente amontonados. Atropellándose. Sobre garitos y azules escenarios, olvidados al instante como envases vacíos. En cementerios-jam, en las cacharrerías, en montuosos sinos, en regionales lutos, en ocholibres. Marrodanes, jotauves del siglo XXI, buscadores de estaño, de lugar para sus gritos, para sus atropellos. Das o te dan (recitales). Hablas o escuchas. Presentan. O se agregan y crecen en listas virtuales, en sabidos y afines repertorios, asociados en redes repletas de aspirantes a ser pescado. Sardinas en las redes, hirviendo, hablándose. Sardinas en sus libros, en sus latas. Los poetas de buenas intenciones, de buenos addisones. Como nunca. Como siempre. ¿Yo? Yo.

.

6 comentarios:

Bletisa dijo...

Veo que no has podido resistirte a la tentación y azuleas y blogueas cómo tantos y tantos otros poetas, Caro.
Una sardina más para la lata.
Me parece estupendo.


Un beso.

Amando Carabias María dijo...

Es verdad y no es verdad, pero tangamos en cuenta que las sardinas en lata también las recomientadn para bajar los niveles de colesterol y triglicéridos.

fcaro dijo...

Amparo ¿qué somos sino unidades rabiosas que se suman y aletean? Siempre los mismos y al mismo tiempo otros.

fcaro dijo...

Amando,lo de Madrid es un sinvivir. Leí tu crónica segoviana y advertí un cierto sosiego en el discurrir del acto. un cierto aroma de encuentro, no de atropello.
Por otra parte, no hay nada contra las sardinas, que nos han salvado históricamente del hambre, ni contra los poetas: todos amigos.

José Luis dijo...

Y lo que queda!!
La pena es que, en estos tiempos, estoy algo desconectado por causas ajenas a mi voluntad.
Nos veremos, amigo.
Un fuerte abrazo!!

fcaro dijo...

José Luis, ya sé que estás con lo tuyo, lo que permite ausencias. No obstante habrá ocasión. tal vez el martes. El virus nos afecta a todos.

Mi abrazo.