Jorge de Arco habla de Locus Poetarum


■ FRANCISCO CARO
Locus poetarum  Colección El Levitador, Polibea. Madrid, 2017


Con Locus poetarum, continúa Francisco Caro la línea trazada en anteriores entregas: rigor versal, sabia expresividad y temática solidaria. Este lugar de los poetas se convierte en una casa personal y común, un espacio donde caben los anhelos y los afanes del yo lírico. Pero, a su vez, el volumen guarda en sus páginas secretos, sospechas, experiencias, empeños…, que se tornan materia febril, fervorosa, de quien ama y cree en el poder de la palabra. En su prólogo, advierte José Cereijo de que estamos frente “al lugar de la poesía, que quiere ser también el de la vida en su radical y desnudada autenticidad”. Los apartados que signan el conjunto, “Prueba de ingreso”, “Primer trimestre”, “Segundo trimestre” y “Tercer trimestre”, se articulan a modo de aprendizaje de cuanto el poeta manchego ha ido aprendiendo, coligiendo, tras tantas décadas entregado al muy recomendable arte de la lectura poética. “Llegué a los verbos/ desde el verbo, yo vine/ por el mar a la mar, dije espiga/ a la espiga, tal vez, por eso/ viví calladamente”. Silencio vital, sí, resuelto en un decir que, en estas páginas, se vale de una voz vívida, plena de lírica verdad. 
J. de A.

Piedra de molino nº 26. Primavera. 2017


No hay comentarios: