sábado, 5 de enero de 2019

Un poema: Víspera de Reyes 2019




En alguna noche de la Navidad del 71













Para Emilio Romeralo,
que nos une con sus modos
y almanaques.

Este cinco de enero, al colocar
en la pared los doce meses,
vino a vestirme
la luz sepia y callada de las fotografías.

Para alejar las sombras, su acechanza,
dibujé suavemente, con el índice,
cada historia en su pecho a cada héroe,
por recordarnos nuevos, 
atentos a la vida.

Sepan cuantos quisieren que
me trajeron los Reyes cuando entonces
siete amigos de infancia y Piedrabuena,
que a la fecha que signo y todavía
siguen estando juntos, 
estando amigos.

Los ocho ya sabemos que no existen
rojos trenes utópicos que bajen
como antiguo a las bodas en Granada,
ni cotiza en la bolsa lo que fuimos 
con diecinueve edades.

Y aunque ha llovido tanto
desde cuando arrojábamos zapatos a los ríos,
y hoy los sueños respiran con ayuda,
siguen creciendo
los estanques de hierba en nuestros ojos
y mantenemos juntos
el corazón y el hambre a la deriva.

(Y para Arsenio González, Paco Sánchez, Clemente Vega, José Luis Ruiz Moreno, Luis Montero y Luis Laguna)

2 comentarios:

Unknown dijo...

El sentimiento que permanece vivo y creciendo, ya se adivinaba fuerte en la expresión de la fotografía. Está reforzado por la obra de tan grande poeta. Un abrazo

fcaro dijo...

Exacto siempre me ha parecido que esta foto presagiaba algo duradero. El poeta, amigo, no hace sino constatar las cosas, mirarlas y contarlas, si eso refuerza se siente feliz.