miércoles, 26 de diciembre de 2018

Poema: Propósito



nospueslavida
nosniegappues
ueslavidanos
niegapuesla
pueslavidanos
niegapueslavid
danosniegapues
lavidanosniega
ueslavidanos ni
egapueslavida
nosniegapuesla
Pues la vida nos niega la victoria
más allá del fulgor de algún momento,
gobernar lo precario, vivir justos,
no agotar la memoria, ser comienzo.

Ser un árbol sin prisas, la ventana
por donde llegue el sol, la sed sin miedos,
ser los pasos que saben sus errores,
unas manos que olviden cuanto hicieron.

Frente al pozo que se alce, torre hundida,
con el tiempo que acuda, ser el tiempo,
estar solo y en mí buscadamente,
ser un liquen, los labios de lo incierto.

Que sentir sea hacer para que goce
mi corazón raíz sus cinco dedos,
en la rosa que cuido, ser espera,
con vilanos que cruzan, ser el vuelo.

Mediodía que estalle, ser azul
como el dios del poeta (pero menos)
y me funda el amor, como se funde
un metal con la dádiva del fuego.

Pues la vida me niega la victoria,
acordar una tregua: que deseo
encontrar en lo oscuro las razones
con que aliviar el tránsito del siendo.

Y escribirlas después, ser las palabras
que se guardan, poema, para luego,
por si fueran precisas, por si fuesen
las monedas precisas para un muerto.

11 comentarios:

Miguel Ángel Yusta. dijo...

Ritmo, belleza, profundidad, emoción: Poesía...
Brotan, desde el alma, signos de admiración.
Mi abrazo, Maestro.

JOSÉ LUIS MORANTE dijo...

Buen poema querido amigo, y buen dibujo de ese estar existencial que convierte al tiempo en testigo mudo de nuestra melancolía... Felices fiestas.

Javier Delgado dijo...

Un cierto regusto leopardino ?(en el tono, que en el verso). Te superas por lo clásico, amigo Caro!

fcaro dijo...

Amigo Miguel Ángel, signo de complicidad, buen amigo. Vivir es lo que importa. Proyectarse hacia luego. Mientras dure.
Mi abrazo, poeta.

fcaro dijo...

El tiempo, esa incógnita agustiniana, es nuestra única medida, José Luis. Cómo navegarla es una de nuestras preocupaciones. La mayoría de las veces el rumbo tramado no es el posible, pero hay que intentarlo siempre. Y escribirlo por si acaso.

fcaro dijo...

Querido Javier, nombrar a Leopardi en mis alrededores es causa mayor. Gracias siempre por tanto. Un fuerte abrazo.

Antonio del Camino dijo...

Un gran poema. Gracias por compartirlo.

fcaro dijo...

A ti siempre, Antonio. Por estar.
Un abrazo.

Jeronimo calero calero dijo...

Es un buen propósito. Si el poeta intuye que la vida nos niega la victoria, sabe que lo único que le queda por hacer es ser vida: adaptarse al vuelo del vilano, al florecer de la rosa, a la quietud del árbol… Es la única victoria a la que un mortal puede aspirar. Y como puedes ver, eso también es crecimiento. Un abrazo.

fcaro dijo...

Y toda esa aceptación, amigo Jerónimo, también es vida. Un propósito que no es sino estar en la paz con lo que nos circunda y gozar de aquellas emociones que seamos capaces de generar. Entre ellas, las de ser capaz de escribirlas. Mil gracias por tu atenta mirada. De amigo sin dudas.
Y mi abrazo.

a dijo...

Magnífico poema y muy hermoso. Gracias.
Saludos navideños.