lunes, 11 de junio de 2018

Un poema: Tarde en junio


Aquel andar, la tarde aquella
de tan escasa luz

andábamos a solas,
sin edad ni destino,
vestidos con el fuego de lo que no germina

nos sentíamos
tan solamente dos
seres inútiles, secretos

volvíamos descalzos, sin certezas,
de un tiempo al otro lado de las cosas

hace tiempo que callas, dije,
y el aire se hizo hueco entre nosotros

caminábamos

siento el poema 
como una delación, me respondiste.



2 comentarios:

Angel Guinda dijo...

Muy bueno, Paco.

fcaro dijo...

Puede ser Ángel, puede ser. Gracias.