jueves, 15 de febrero de 2018

Un poema: Ese puñal


Entre nosotros
(sabemos quienes somos)
nos prestamos a plazos la locura, la tierna

seguimos vivos, aunque
condenados
a pagar las tarifas que conlleva existir

por ejemplo
las migajas verbales que supone escribirnos,
escribiros
en mitad de poblados aguaceros, de calles
desempedradas, romas
(estos meses)

acosado
como estoy por los grifos
que sin abrir vomitan lunes y océanos

por lo evidente:
ese torvo puñal 
al que llaman tristeza.

4 comentarios:

mayusta perez dijo...

Pues benditas locura y migajas que desafilan el puñal de la tristeza

fcaro dijo...

Y a veces lo vencen, Miguel Ángel

Alfredo J Ramos dijo...

Me identifico, Paco. Es como lo cuentas.

fcaro dijo...

Es como lo siento, Alfredo.